top of page

Deja de traducir en tu cabeza y piensa en inglés


El día de hoy en este importante blog vamos a hablar de un tema que nos interesa mucho y que si, nos puede estar causando dolores de cabeza.

You think que hablas English, but you sigues traduciendo absolutely todo… ¿Te gustaría dejar de traducir en tu cabeza y empezar a pensar en otro idioma?

Déjame contarte algo, y es que pensar en un idioma diferente al tuyo, denota que te encuentras en un nivel bastante avanzado en el dominio de esa lengua, pero como sabemos que hacerlo no es tan sencillo como puede llegar a sonar, te traemos algunos consejitos para que te sueltes de a poco a poquito y aprendas poco a pensar en inglés.


Pero para ello, es importante que sepas que la traducción directa es generalmente una de las estrategias que utilizamos automáticamente cuando empezamos a aprender un nuevo idioma: tomamos cada palabra y la “filtramos” a través de nuestra lengua materna y esto es un error que debemos corregir desde el principio.


Uno de los retos con los que los estudiantes de la lengua inglesa se enfrentan, es la dificultad para pensar en inglés y dejar de traducir lo que se quiere expresar. Es muy importante adquirir esta habilidad ya que, sin ella, la comunicación se vuelve robotizada y muchas veces afecta la comprensión tanto oral como lectora. Aquí te dejamos nuestras recomendaciones para evitar este problema. En muchas ocasiones cuando se inicia el proceso de aprendizaje del inglés, se tiende a traducir todo lo que se quiere decir palabra por palabra o a escribir de forma literal al español. Resulta complicado hablar en inglés mientras en tu mente procesas la gramática, si la palabra significa lo que quiero o no, si va antes este verbo o después.


Otra cosita importante:


Cuando aprendemos vocabulario nuevo, es necesario entender completamente su significado, no solo literal, sino también cultural ya que las palabras traen consigo algunos matices de significado que no siempre es posible traducir literalmente a nuestra lengua materna. Además, esta operación mental a largo plazo se revela poco efectiva y agotadora. Por esto mismo es de suma importancia tomar nota e identificar que no todas las palabras que encontramos son completamente traducibles.


De hecho, es mucho más importante entender el significado profundo y el sentimiento que estas palabras quieren transmitir. Y, además, debemos recordar que no aprenderás cómo usar bien las palabras o vocabulario si siempre tratamos de traducirlas en nuestra mente.


Te será difícil, casi imposible, no traducir. Otra cuestión muy conocida que puede frustrarnos es que todo el mundo te dirá: "No, no hay que traducir",es mucho más grave si vives en tu país y no tienes posibilidades de hablar inglés a diario. Te será difícil, casi imposible, no traducir. Otra cuestión muy conocida que puede frustrarnos es que todo el mundo te dirá: "No, no hay que traducir",Además de esto, como es de suponer, este problema es mucho más grave si vives en tu país y no tienes posibilidades de hablar inglés a diario. Te será difícil, casi imposible, no traducir. Otra cuestión muy conocida que puede frustrarnos es que todo el mundo te dirá: "No, no hay que traducir", "Hay que sumergirse todo el día en el idioma", etc. Es algo parecido a si tienes un problema muy grande y yo te digo: "Lo que tienes que hacer es no pensar en ello." O sea, ¿cómo? suena un poco ilógico, rees? Por mucho que te lo diga, si el problema sigue y seguirá quizás existiendo y tú lo sigues percibiendo como un problema, y obviamente no dejarás de pensar en él. Tampoco los estudiantes de inglés dejan de traducir automáticamente porque quienes les rodean (profesores incluidos) les digan: "No hay que traducir". Afortunadamente, existen diferentes estrategias para abandonar este hábito y hoy te mostraremos las mejores. ¡Espero que sirvan de ayuda! ¿Cuál es la solución entonces? ¿Qué consejos puedo seguir?Hay que sumergirse todo el día en el idioma", etc. Es algo parecido a si tienes un problema muy grande y yo te digo: "Lo que tienes que hacer es no pensar en ello." O sea, ¿cómo? suena un poco ilógico, no crees? Por mucho que te lo diga, si el problema sigue y seguirá quizás existiendo y tú lo sigues percibiendo como un problema, y obviamente no dejarás de pensar en él. Tampoco los estudiantes de inglés dejan de traducir automáticamente porque quienes les rodean (profesores incluidos) les digan: "No hay que traducir". Afortunadamente, existen diferentes estrategias para abandonar este hábito y hoy te mostraremos las mejores. ¡Espero que sirvan de ayuda! ¿Cuál es la solución entonces? ¿Qué consejos puedo seguir?Hay que sumergirse todo el día en el idioma", etc. Es algo parecido a si tienes un problema muy grande y yo te digo: "Lo que tienes que hacer es no pensar en ello." O sea, ¿cómo? suena un poco ilógico, no crees? Por mucho que te lo diga, si el problema sigue y seguirá quizás existiendo y tú lo sigues percibiendo como un problema, y obviamente no dejarás de pensar en él. Tampoco los estudiantes de inglés dejan de traducir automáticamente porque quienes les rodean (profesores incluidos) les digan: "No hay que traducir". Afortunadamente, existen diferentes estrategias para abandonar este hábito y hoy te mostraremos las mejores. ¡Espero que sirvan de ayuda! ¿Cuál es la solución entonces? ¿Qué consejos puedo seguir?es mucho más grave si vives en tu país y no tienes posibilidades de hablar inglés a diario. Te será difícil, casi imposible, no traducir. Otra cuestión muy conocida que puede frustrarnos es que todo el mundo te dirá: "No, no hay que traducir","Hay que sumergirse todo el día en el idioma", etc. Es algo parecido a si tienes un problema muy grande y yo te digo: "Lo que tienes que hacer es no pensar en ello." O sea, ¿cómo? suena un poco ilógico, no crees? Por mucho que te lo diga, si el problema sigue y seguirá quizás existiendo y tú lo sigues percibiendo como un problema, y obviamente no dejarás de pensar en él. Tampoco los estudiantes de inglés dejan de traducir automáticamente porque quienes les rodean (profesores incluidos) les digan: "No hay que traducir". Afortunadamente, existen diferentes estrategias para abandonar este hábito y hoy te mostraremos las mejores. ¡Espero que sirvan de ayuda! ¿Cuál es la solución entonces? ¿Qué consejos puedo seguir?

¿Pues, que crees? Muchos de los que lean esta respuesta se quedarán sorprendidos de lo que voy a decir: Únete al enemigo!!!! Exacto! Si vas a traducir de todas formas, aprende a traducir bien todo lo que digas. Mi sugerencia es que hagas traducciones cortas de todo lo que tienes que decir y a la vez, apuntes lo que la gente te dice y pongas su correspondiente traducción al lado. Así, además, te convertirás en una persona bilingüe. Puedes llevar un cuaderno, o libreta online, donde vayas aprendiendo cada una las frases de memoria. Por ejemplo: Alguien te dice:


Can I help you?

Tú, automáticamente, traduces ¿Puedo ayudarlo? y lo apuntas en tu libreta con la pronunciación aproximada. Así, cada día unas cuantas frases que luego, puedes repetir en voz alta para aprendértelas. Si haces esto cada día, irás creando un archivo en tu memoria con todas las posibles situaciones y cada vez te será más fácil comprender lo que te dicen sin atascarte.


Para comenzar, es importante pensar en conceptos básicos. Empieza por observar todo lo que está a tu alrededor y piensa en la palabra correspondiente en inglés. Por ejemplo, si estás en tu habitación, observa los muebles y en tu mente nómbralos en inglés; “bed”, “drawer”, “window”, “door”, etc. Practica esta táctica diariamente, te será de mucha utilidad.



Después, utiliza frases sencillas de uso cotidiano como saludos, despedidas, felicitaciones, etc. Y cada mañana que despiertes piensa en “good morning”, cuando recibas un obsequio piensa en “thank you”, al lograr algo utiliza “congratulations” o cuando alguien estornude usa “bless you” en tu mente.


Constancia y optimismo:


Puede que al principio te de pereza, pero debes ser constante. No te digo que hagas reflexiones existenciales contigo mismo en inglés. Take it easy! Puede ser algo tan fácil como pensar en lo que estás haciendo en ese momento.


Por ejemplo:


«Now I’m going to put my shoes on and tie my ….. ¿Uy cómo se dice cordones en inglés? Oh but it might rain later, maybe I should wear my leather boots. Well, I’ll risk it. Oppps, I’m running late, let’s have a quick coffee and head off to work.»


Intenta tener a mano una libreta o una aplicación en tu teléfono móvil que te permita anotar el vocabulario nuevo. 👉 cordones de los zapatos = shoes laces.

Entiendo que algunos días estarás más espeso y otros más inspirado, es normal que cueste arrancar. Un consejo para facilitar este proceso es que empieces a integrar el inglés en tu vida en la mayor medida posible, de esta forma, cuando menos te lo esperes, estarás pensando en inglés.


Las cosas claras:


A la hora de pensar en otra lengua tienes que saber que posiblemente su construcción gramatical sea diferente de la que se emplea en tu idioma materno. Vamos, que tengas clara la estructura de las frases declarativas e interrogativas y te dejes de traducir del español al inglés. Lo mismo te decimos para las ‘set phrases’, lo que viene siendo las frases hechas, que no te quedará más remedio que aprender de memoria.

Step by step: Olvídate de los pensamientos complejos. Piensa en algo sencillo, relacionado con tu día a día, por ejemplo, y construye frases simples. Ya habrá tiempo de ir complicando las cosas.


Cualquier estímulo es bueno:


Ver películas, series, documentales sobre temas que te gusten… en versión original no sólo te servirá para pasar el rato, también te ayudará a ampliar vocabulario, fijar estructuras gramaticales y mejorar tu pronunciación. ¿Eres de los que prefiere la lectura? ¡Los audiolibros son lo mejor!


Cada cosa en su contexto:


Si no sabes lo que quiere decir una palabra no te contentes con escribir únicamente su significado. Anota su definición en inglés y trata de integrarla en su contexto incluyéndola en una frase. Así no sólo aprenderás lo que significa, sino que también sabrás en qué tipo de oraciones puedes usarla.


Una imagen vale más que mil palabras:


Otra cosa que puedes hacer es relacionar cada nueva palabra que aprendas con una imagen o una idea. Con ello evitarás vincularla con su equivalente en español y te mantendrás aislado de influencias procedentes de tu lengua nativa.

Conviértete en un lorito: No hay otra manera de hacerlo. Aprender a pronunciar y a entonar en inglés consiste en repetir y repetir hasta que logres obtener la pronunciación correcta, por tanto, si puedes hacerlo en voz alta mientras estás en casa, mejor que mejor.


Asociación:


Otro método que puedes probar es la asociación de palabras con imágenes. Cuando empiezas a aprender un idioma, probablemente tenderás a asociar las nuevas palabras extranjeras con su equivalente en tu lengua materna. En cambio, trata de asociar una palabra con una imagen o un sentimiento. Esta técnica funciona mucho mejor que las simples traducciones mentales.


Post-it:


¡Otro método muy efectivo es incluir notas Post-it en todo lo que te rodea! De acuerdo… ¡no realmente en todo! Solo hazlo en los objetos de los que te interesa aprender el nombre extranjero. Cada vez que te encontrarás con esta palabra, pensarás en el objeto y sabrás de inmediato lo que significa. Después de aprender los nombres básicos, puedes agregar al Post-it otros elementos gramaticales como adjetivos, frases hechas, etc. Es un gran método a utilizar especialmente si tienes una fuerte memoria visual y necesitas una manera de relacionar lo que lees en los libros de texto con lo que ves en el mundo real.


Narración interna:


Este método es particularmente eficaz para aquellos que pueden entender fácilmente un idioma extranjero, pero tienen un bloqueo mental cuando se trata de hablar. Al oír hablar en otro idioma, parece que entiendes todo, pero cuando llega el momento de hablar, te quedas atascado y recurres a la traducción mental para asegurarte de encontrar las palabras adecuadas. Una de las mejores formas de superar este obstáculo es contar todas tus acciones en voz alta. Puede comenzar describiendo lo que haces, lo que ves y lo que sientes.

Cuando finalmente llegará el momento en que realmente tendrás que conversar con alguien, descubrirás que puedes encontrar las palabras correctas sin tener que traducirlas. Es probable que algunas palabras no se te ocurran fácilmente, así que mi consejo es usar diccionarios monolingües para aprender las palabras que no conoces. Es una excelente forma de aprender sin traducir.


Otros consejitos:


*Utiliza el inglés que sabes, usa gestos para hacerte entender y poco a poco añade a tu vocabulario palabras nuevas de una a tres palabras. Pasarás de hacer frases sencillas a frases máster. No importa que en algún momento no estés con alguien para practicar, improvisa una conversación contigo con un tema fácil y cotidiano.


* Puedes describir tus acciones mientras las realizas y cambia la descripción en tercera y primera persona para que no te acostumbres solo a una.


* Empieza a practicar lectura con libros cortos o artículos, esto te ayudará a ver expresiones que usan los nativos. En nuestro catálogo de libros, audiolibros o ebook encontrarás la mejor opción para empezar.


* Y, por último, pero no menos importante, ¡la actitud! Siéntete cómodo cuando practiques o tengas una conversación con otros en inglés, te verás confiado y natural.


No solo te conformes con las horas de clase que tienes a la semana, involucra en inglés en tu vida para empezar a pensar en el idioma y no traducir al español.


Recuerda estos consejos a la hora poner en práctica tus habilidades comunicativas en inglés. ¡Por hoy es todo! Te veo en la próxima.


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

תגובות

דירוג של 0 מתוך 5 כוכבים
אין עדיין דירוגים

הוספת דירוג
bottom of page